CARTA PASTORAL -JORNADA PRO ORANTIBUS 2017 - "CONTEMPLAR EL MUNDO CON LA MIRADA DE DIOS"- DON MANUEL SÁNCHEZ MONGE 

 

Mons_Manuel-Sanchez-nuevo-Obispo

 

" En España el domingo de la Santísima Trinidad celebramos la Jornada por los contemplativos y contemplativas. Una jornada eclesial para orar por ellos y manifestarles nuestra sincera gratitud por sus vidas entregadas a la alabanza trinitaria, la ofrenda permanente al Señor de sus vidas y el ejercicio activo de la caridad según la propia vocación ... PINCHA AQUÍ PARA LEER MÁS

       

Vida Consagrada en nuestra diócesis
II JORNADAS DE TEOLOGÍA DEL ORDO VIRGINUM EN ESPAÑA PDF Print E-mail
Tuesday, 02 May 2017 10:31
Teologa-del-Ordo-Virginum

 

     El sábado día 29 de abril, en Madrid se inauguraron las II Jornadas de Teología del Ordo Virginum en España, en las que participaron seis representantes de la diócesis.

     El lema de las mismas fue: Alianza con Cristo y Sacramento de comunión. Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo, Obispo de Getafe y Asesor del Orden de Las Vírgenes dentro de Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, presidió la apertura de las mismas. D. Joaquín mencionó la importancia de la oración, de los sacramentos, especialmente la Eucaristía, de la formación teológica (importante para quien es llamado a ser signo en la Iglesia) y la caridad y el amor.

     Tras la inauguración se procedió a la primera ponencia a cargo de José Rico Pavés, obispo auxiliar de Getafe que abordó el tema en el corazón de la Iglesia esposa testimonio patrístico sobre la vocación eclesial de las vírgenes consagradas. Rico asumió el Rito de consagración del OVC e iluminó cada uno de los seis momentos de la consagración con citas de los santos padres.

     La segunda ponencia de estas jornadas de teología la pronunció Amedeo Cencini, religioso canosiano, que bajo el título lectura sapiencial y prospectivas de futuro, se ocupó del discernimiento y la formación en este carisma de la vida consagrada, indicando que no hay auténtico itinerario que no sea Pascual. Este itinerario lo presentó con tres momentos: el primero, conocimiento; el segundo, experiencia y el tercero sabiduría.

     El domingo 30 de abril intervino el Cardenal Fernando Sebastián con la ponencia «Vida y misión de las vírgenes consagradas en tiempo de evangelización».

     Comenzó hablando de las características propias de la vida consagrada e indicó que el rasgo frontal de la misma es la existencia bautismal con las notas de totalidad, radicalidad, literalidad, plenitud y anticipación.

     La cuarta ponencia de estas II jornadas de teología estuvo a cargo del doctor en Derecho Canónico Víctor Manuel Álvarez Torres, Director del Instituto Superior de Teología de las Islas Canarias , que desarrolló el tema «El reflorecimiento y la custodia de un carisma». En su intervención manifestó que esta consagración requiere flexibilidad y plasticidad.

     Respecto a la manera de custodiarla, subrayó el valor de una experiencia que se hace vida por parte de las mujeres que asumen este carisma. Su mejor aportación es vivir como consagradas el Orden de las vírgenes. El ponente señaló que el núcleo de esta vocación es ser imagen de la Iglesia, Esposa de Cristo.

     Pilar Macarro virgen consagrada de la diócesis de Cádiz y Ceuta asumió la quinta ponencia de esta edición: «Pertenencia a un Ordo: exigencia de comunión». Explicó lo que significa entender la Iglesia como misterio de Comunión, la génesis de esa realidad y las consecuencias que tiene.

     Todos estos aspectos se vieron enriquecidos con el segundo diálogo que se mantuvo entre las asistentes y los distintos ponentes al concluir cada una de sus intervenciones. Igualmente, en esta jornada se contó con un panel de experiencias en el que vírgenes consagradas de diferentes diócesis, en el que se reflejaban cómo se vive la pertenencia a este carisma, el acompañamiento entre las ya consagradas y el acompañamiento y la formación a las aspirantes a candidatas.

     A lo largo de estos días hubo tiempo para el encuentro desde la celebración de la Eucaristía, del rezo de la liturgia de las horas y el espacio de adoración y oración en la Vigilia desde la contemplación del icono de Rupnik sobre la Unción de Betania.

     La Eucaristía del 1 de mayo estuvo presidida por el cardenal arzobispo de Madrid Carlos Osoro Sierra. En su homilía ánimo a las mujeres que viven este carisma en medio del mundo.

     Las 57 asistentes, pertenecientes a diferentes diócesis de España, evaluaron estas jornadas que tendrán una nueva edición dentro de dos años.

Fuente: ECCLESIA digital

 
JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES Y JORNADA DE VOCACIONES NATIVAS PDF Print E-mail
Tuesday, 02 May 2017 00:00
vocaciones_2017 vocaciones_oracin2017

 

     El próximo 7 de mayo, la Iglesia española celebra la Jornada conjunta de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. El domingo 7 de mayo es el día dedicado a la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones a la que, en España, se suma la Jornada misionera de Vocaciones Nativas, de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol. La CONFER, junto con la Conferencia Episcopal Española y las Obras Misionales Pontificias, animan a participar con oraciones y donativos en esta importante jornada para la Iglesia.

    Este año, el lema de la Jornada es “Empujados por el Espíritu...”, y ha sido tomado del mensaje del papa Francisco su Mensaje para esta ocasión, que se puede leer y descargar en este enlace. 

 

Materiales para la celebración y difusión de la Jornada Mundial Conjunta.

Last Updated on Tuesday, 02 May 2017 10:31
 
CONCLUYE LA 46 SEMANA PARA INSTITUTOS DE VIDA CONSAGRADA PDF Print E-mail
Tuesday, 25 April 2017 10:38
46_semana

 

"Sin Dios presente, nada es bello"

Sebastián: "Devolvamos este amor a los hombres"


     Convertida ya en una cita ineludible para todos los consagrados, la 46ª Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada ha querido caminar durante estos últimos cuatro días "tras las huellas de la belleza".

     Ha facilitado respuestas para una búsqueda de Dios por la via pulchritudinis, llevados de la mano con su ciencia y experiencia por cuantos animaban a emprender esta marcha. Conferenciantes extraordinarios que han ido descifrando las claves de uno de los desafíos más actuales del momento.

     El camino de la Belleza tiene mucho que ver con la evangelización, tal como recordaba el Cardenal Fernando Sebastián, cmf, en la homilía de la Eucaristía que fue el broche de oro a estas jornadas. Los consagrados, con el corazón lleno de fuego, anhelan irradiar a este mundo la belleza del más hermoso de los hombres: "Devolvamos este amor a los hombres. Este amor del Padre y del Hijo. Pero no de cualquier manera, no con sentimientos o proyectos de este mundo, sino con la mirada de Jesús, con la compasión y el perdón de Jesús, con el poder y la misericordia de Jesús. Esta es la clave de nuestra renovación y la garantía de nuestro futuro".

     Renovación fue una de las palabras más subrayadas en estos cuatro días. Ya el viernes, Dom Lorenzo Maté, abad del monasterio de Silos, en su conferencia dedicada a la belleza de la vida monástica, nos recordaba cómo en sus orígenes, la vida contemplativa fue una protesta contra las corrientes de pensamiento que imperaban en el siglo VI. "Las luchas debían de ser contra lo que impide que Cristo habite en el interior de las personas", afirmó el monje de Silos. Hoy, la vida monástica renueva y transforma el mundo llevándose a la oración todas las periferias, tanto materiales como existenciales, que llenan páginas y páginas de noticias. La vida consagrada sabe que tiene una palabra transformadora. Profética.

     También desde la vida activa. Y en esta misión, -en concreto, la de la educación-, se desenvuelve la religiosa M. Mar Sánchez Izuel, mn, directora en el colegio Nazaret-Oporto de Madrid. Como experta que es en la materia, fue explorando el camino de una belleza que eduque. Y, más aún, de un educador que embellezca. Un educador que sepa poner en práctica y vivir su vocación.

     Diversos carismas para configurar el rostro multiforme de la vida consagrada se dieron cita entre los ponentes y el público. Y diversidad de rostros de este mundo de hoy reflejan la belleza. También los rostros desfigurados, sufrientes. D. Sebastián Mora, Secretario General de Cáritas, quiso hablar de ellos. Como experto comunicador, supo captar la atención de los presentes: "Yo también me siento parte de la Vida Religiosa. Con vosotros estoy como en casa porque nunca dejo de aprender a vuestro lado". Efectivamente, Mora es de la casa, porque conoce de primera mano los rostros de los que habla. Por eso es certero cuando afirmó lo necesario de vivir una espiritualidad de la encarnación. Una espiritualidad que nos saque del simple me gusta. "No podemos caer en la tentación del selfi espiritual. Tentación que se convierte en el pecado de legitimar el dolor, de que no importe lo que sientan los otros".

     Otra conferencia que también tuvo lugar el viernes por la mañana consiguió, de igual manera, hacerse con el auditorio desde el primer momento. La Profesora Mariola López Villanueva, rscj, licenciada en teología y en periodismo, se colocó en una mano la Biblia y en la otra el diario, condición fundamental para la proclamación del mensaje cristiano. Así, supo aterrizar una conferencia que resultó magistral en su forma y en su contenido.

     El día tercero, el sábado 22, tuvo como plato fuerte una poderosa invitación a abrir los ojos y ver la hermosura del cristianismo propuesta por el Cardenal Philippe Barbarin. El Primado de las Galias, sentado junto al Prof. Martínez Oliveras, tan solo llevaba escritas dos cuartillas con tres guiones, una en español y otra en francés. A partir de estos apuntes fue tejiendo una conferencia que iba de lo erudito a lo cotidiano, de lo intelectual a lo anecdótico. Una conferencia soberbia que muy pocos sabrían ofrecer, pero que muchos pudimos disfrutar. Filocalía, misericordia, unidad y servicio de la caridad fueron algunos de los temas que trató, apoyándose para ello en los Evangelios, en los Salmos, en textos pontificios, en filósofos -algunos de ellos, ateos-, en intelectuales judíos y en su propia vida. Sobre todo, fueron aplaudidas sus experiencias, y cómo a través de ellas conseguía dar respuesta oportuna a muy distintas cuestiones.

barbarin-durante-su-intervencion


     El Cardenal es bien conocido por su afabilidad y capacidad de diálogo. Virtudes que desempeña también en las distancias cortas, cuando ya pasada la charla nos revelaba a unos pocos el vínculo especial que le une con el P. Claret: "Los dos nacimos en una familia de once hermanos, y ambos ocupamos el quinto lugar entre ellos. Y al igual que el santo español, yo también soy obispo", comentaba. Añadiremos que los dos son magníficos comunicadores. Esto último no lo dijo él, pero sí podemos afirmarlo nosotros. Sin ninguna duda.

     Tras la pausa para la comida, volvimos a escuchar una excelente conferencia dada en esta ocasión por el claretiano Mariano Sedano, misionero en Rusia estos últimos veinte años. Profesor en el Seminario de San Petersburgo, trazó el itinerario espiritual hacia la belleza interior, vista desde el cristianismo oriental. Pulmón con el que también respira la Iglesia. Y en el cual, la belleza es tema ineludible para su comprensión. Transformación y espiritualidad no serían posibles sin su belleza. Y ésta es la que salvará al mundo.

     Para coronar esta serie de grandes conferenciantes, el P. Corrado Maggioni, smm, Subsecretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, fue el encargado de cerrar esta cuadragésimosexta Semana con su conferencia ‘Celebrar la belleza de la fe'. Pese a su aspecto serio, de estricto profesor, supo conectar fácilmente con el público, implicándole en su discurso. Y así, en un más que correcto español, fue desgranando diversos aspectos que enlazan acción litúrgica con belleza: "Sin Dios presente, nada es bello".

 

Fuente: Religión Digital

Last Updated on Tuesday, 25 April 2017 11:05
 
HOMILÍA MONS. CARLOS OSORO SIERRA EN LA APERTURA DEL AÑO SANTO LEBANIEGO PDF Print E-mail
Sunday, 23 April 2017 16:35
santo_toribio

     Saludos

    Hermanos y hermanas:

     Que la Cruz sea signo de esperanza para todos los hombres, revelando al mundo el amor invencible de Cristo. Desde este lugar donde la belleza que la propia naturaleza entrega, la aumentamos contemplando en este Año Santo el Lignum Crucis, y deseando dar la belleza verdadera que viene de Cristo: ¡Qué bien nos hace contemplar la Cruz! ¡Cuánto bien hacemos regalando la gracia de besar y adorar, este trozo de la Cruz del Señor! Cuando la besemos y adoremos, sed conscientes de que estáis dando un beso a todas las llagas de Jesús que se dan en esta humanidad y en el rostro de tantas personas y situaciones.

    Querido D. Manuel, obispo de Santander, gracias por hacerme este regalo de poder estar aquí en estos momentos, en la tierra que nací y me dio lo mejor que tengo en mi vida que es la Vida de Cristo. Veinte años de mi vida subí todos los meses a este santuario mientras fui vicario general. Y en el último Año Santo siendo arzobispo de Oviedo y administrador apostólico de Santander en sede vacante, tuve la gracia de cerrar la Puerta Santa. Gracias de corazón.

     La Palabra que el Señor hoy a través de la Iglesia acerca a nuestras vidas, es un marco de una belleza singular, para situar este Año Santo Lebaniego. Creo que el Señor nos invita a vivir esta gracia singular en tres perspectivas:

     1. Entremos por la Puerta que es Jesús e invitemos a entrar a todos los hombres:

     No estemos con miedo, los discípulos primeros, tenían cerradas las puertas por miedo. Por eso, se nos dice en el Evangelio: «que estaban los discípulos con las puertas cerradas por miedo a los judíos y Jesús entró en medio de ellos» (Juan 20, 19). Se convierte Jesús para ellos en Puerta verdadera que quita y elimina los miedos. Cristo abrió puertas, se convirtió en la puerta verdadera por la que hemos de entrar todos los hombres. Hagamos creíble al Señor, con nuestra vida. Hagamos una Iglesia de puertas abiertas como nos está invitando a hacer el Papa Francisco. Con las iglesias abiertas, con el corazón abierto a todos los hombres, con obras y palabras. Miremos los escenarios del mundo en el que vivimos, los desafíos que tienen los hombres en todas las partes de la tierra. ¿Cómo estamos los hombres en esos escenarios y cómo afrontamos los desafíos? ¿Estamos con las armas que nos entrega Jesús para afrontar nuevas relaciones, nuevos caminos, para hacer posible que la familia humana sea verdadera familia, donde todos busquemos la fraternidad, salidas para todos, donde creemos puentes y no hagamos muros que nos separan y nos dividen? Hoy, aquí en Liébana, una vez más, Cristo nos dice que es la puerta verdadera y nos recuerda que nuestra tarea es esta: «id y haced que todos los pueblos sean mis discípulos […] enseñadles a observar todo lo que os he mandado» (Mt. 28, 19-20).

     Invitados a entrar por la Puerta que es Cristo para hacer esa «salida misionera», a un mundo que tiene necesidad de encontrar otra manera de vivir. Porque lo viejo ha pasado y lo nuevo ha comenzado. Salgamos de la comodidad y atrevámonos a llegar a todos los lugares geográficos o existenciales en los que es necesario que entre Jesucristo para regalar su Luz y su Vida. Entremos en la dinámica del Señor de tomar la iniciativa, en la dinámica del don, de salir de nosotros mismos. Hay que vivir la intimidad con Jesús que es itinerante, que acompaña, que involucra, que sale al encuentro de todos los hombres y se pone de rodillas para lavar los pies a todos los hombres; que achica distancias, que se abaja; que asume la vida humana, que acompaña a los hombres en todos sus procesos por muy duros y prolongados que sean; que sabe de paciencia, que sabe gozar, festejar y celebrar; que extiende el bien. ¡Cuántos paisanos nuestros salieron de nuestra tierra a otros lugares del mundo en búsqueda de trabajo y nuevas perspectivas, pero llevaron con ellos a Jesucristo, su salida fue por necesidad, pero nunca olvidaron que había de ser también una salida misionera, entregaron la fe, construyeron familias cristianas, regresaron los que pudieron y sus obras fueron embellecer la fuerza de la vida cristiana!

     2. Dejemos que Jesús esté en medio de nosotros, acojamos su paz:

     Nos lo dice Él, se puso en medio de los discípulos y les dijo: «Paz a vosotros». Entremos a tomar conciencia de lo que significa esta paz de Jesús. La paz es su vida que nos la regala. Qué fuerza tienen las palabras del Concilio Vaticano II, cuando nos dice que «toda la renovación de la Iglesia consiste esencialmente en el aumento de fidelidad a su vocación […] Cristo llama a la Iglesia hacia una perenne reforma, de la que la iglesia misma, en cuanto institución humana y terrena, tiene siempre necesidad» (Decreto Unitatis redintegratio, 6).

     Que Cristo se ponga en medio de nosotros, para que así transformemos nuestra vida y hagamos una opción misionera, donde tengamos la valentía de cambiar todo lo que sea necesario con tal de convertirnos en cauce adecuado para la evangelización de todos los hombres: escuchemos la Palabra; crezcamos en la vida cristiana, en el diálogo, en el anuncio, en la caridad y generosidad, en la adoración al Señor, y celebremos la fe con tal fuerza que nuestras comunidades se conviertan en santuarios donde todos los hombres puedan beber para seguir caminando. ¿Cómo despertar la grandeza y la valentía para seguir a Jesucristo afrontando todos los desafíos que hoy tenemos los hombres? Nunca dejemos la persona de Jesús y la Buena Noticia por Él proclamada, que sigue fascinando. Arriesguémonos a presentar y a anunciar a Jesucristo. Este Año Santo es una oportunidad y una gracia. Quien no se arriesga no camina. ¡Bendito sea el Señor! Mas nos equivocaremos si nos quedamos quietos. Nos lo dice el Señor, junto a su Paz regalada, nos envía: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo». Despertemos los impulsos del corazón que quiere siempre más, hagamos ver que la fe no es un refugio para gente pusilánime, sino que ensancha la vida, nos hace descubrir una gran llamada, la vocación al amor y nos asegura que el amor es digno de fe, que vale la pena ponerse en sus manos, porque está fundado en la fidelidad de Dios, más fuerte que nuestras debilidades (Lumen fidei, 53). Y esta fe ilumina todas las relaciones sociales y contribuye a construir la fraternidad universal entre los hombres y mujeres de todos los tiempos (Lumen fidei, 54).

     3. Llevemos a todos los hombres la alegría del Evangelio:

     ¡Qué palabras más certeras! Cambian nuestra manera de vivir y hacer: «Y los discípulos se llenaron de alegría de ver al Señor». Hermanos, la humanidad vive una nueva etapa de la historia. No es que se esté fraguando, estamos ya en ella. Son de alabar los grandes avances realizados en los ámbitos de la salud, la educación o de la comunicación, pero no olvidemos que hay muchos hombres y mujeres que viven en precariedad con consecuencias funestas: miedo, desesperación; la alegría de vivir se apaga; la falta de respeto y la violencia crecen. Hoy, desde este lugar, abriendo la Puerta Santa que representa a Jesucristo, hemos de decir contemplando la Cruz, no a una sociedad materialista, egoísta, que solo busca el poder y el tener; que mata porque excluye. No puede ser que sea noticia la caída de dos puntos en bolsa y no lo sea un anciano que muere de frío o un niño que muere de hambre. No hagamos un mundo con sobrantes, todos somos necesarios e iguales en dignidad. No reduzcamos al ser humano a una sola de sus necesidades como es el consumo. No ignoremos la ética de servir a los hombres en todos los aspectos de sus vidas, su igualdad en dignidad, que hace que se den oportunidades a todos y se erradique la violencia. Ante la Cruz del Señor, donde se manifestó públicamente el poder de los hombres y la grandeza del poder de Dios, no asistamos dormidos a reduccionismos absurdos del ser humano; ya que ninguna dimensión de este es secundaria y, por ello, la fe y la misma Iglesia no pueden quedar en el ámbito de lo privado y de lo íntimo. Insistamos en la propuesta cristiana de reconocer al otro, de sanar heridas, de construir puentes, de estrechar lazos, de ayudarnos mutuamente a llevar las cargas. Hagamos percibir que una cultura popular evangelizada tiene valores de fe y solidaridad que provocan el desarrollo de una sociedad más justa.

     Hermanos, los hombres y mujeres de Cantabria han sabido dar lo mejor de sí mismos, también cuando salieron a otros lugares del mundo. Salieron regalando lo que aquí, en nuestra tierruca, tiene más valor: una manera de entender la vida y el valor del ser humano, fraguado todo en una fe sencilla y profunda que tiene manifestaciones reales en nuestros valles; donde la Madre de Dios nos invita a contemplar siempre a nuestro Señor en la Cruz y ver así el arma con la que podemos transformar el mundo. Con fotografías diversas de nuestra Madre, en sus distintas advocaciones, hemos querido que sobresalga una que nos une a todos: la Bien Aparecida. ¡Qué alegría llamarla así: Bien Aparecida! En esta advocación nos recuerda siempre: «Haced lo que Él os diga». ¿No es esto llevar la alegría del Evangelio?

     Contemplar la Cruz es una gracia del este Año Santo. Es un misterio desconcertante la Cruz: «tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito» (Jn 3, 16). Y este misterio es el que la Iglesia Diocesana de Santander, desea presentar y regalar a todos los hombres, como tan bellamente nos dice nuestro obispo de Santander en su carta pastoral con ocasión del Jubileo: «Nuestra gloria, Señor, es tu Cruz». Cuando pasemos a adorar o besar la Cruz, decid en lo profundo de vuestro corazón: «nuestra gloria es tu Cruz, por mí Señor hiciste esto. Gracias. Haz que yo quite el sufrimiento y el dolor por los hermanos con tu mismo Amor. Que sea tu Amor mi arma para cambiar este mundo». Con Cristo se vence. El egoísmo, con la generosidad; el mal, con el bien; el odio, con amor; la guerra, con la paz.

     El Año Santo Lebaniego, es una invitación a todos los hombres a vivir en esta situación histórica, donde el Señor nos sigue diciendo: «Venid y veréis». Donde el Señor nos dice como a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tus manos y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente».

     En esta situación que vivimos los hombres, marcada por la fragilidad, el pecado, la muerte, la división, la guerra por partes como dice el Papa Francisco, el sufrimiento de quienes carecen de lo más necesario o de familias enteras que tienen que salir de sus países porque peligran sus vidas y a veces no encuentran acogida… el Señor nos dice: «No seas incrédulo sino creyente». Contemplad la Cruz, es nuestra gloria: en ella vemos cómo el amor es más fuerte, el amor da vida, el amor hace florecer la esperanza en el desierto. Ayúdanos y que todos puedan encontrar ese amor que necesitan, que protege a los indefensos y a quienes están sometidos a la explotación y abandono. Que conforte a quienes han dejado su tierra. Que cesen todas las guerras. Hoy recordamos especialmente a Siria, Irak, República Centroafricana, Nigeria y Sudán, y pedimos que en Venezuela se encaminen los ánimos hacia la reconciliación y la concordia fraterna. Que toda la comunidad internacional haga un esfuerzo para impedir la violencia y construir desde la unidad, el diálogo. Hoy también, como Tomás, te decimos:

     ¡Señor mío y Dios mío! Amén.

Last Updated on Sunday, 23 April 2017 17:12
 
"EL SEÑOR ESTÁ VIVO" ¡ FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN !¡ CRISTO HA RESUCITADO ! ¡ ALELUYA!¡ ALELUYA! PDF Print E-mail
Sunday, 16 April 2017 11:22
Pascua_-Resurreccin
 RESUCITÓ DE VERAS MI AMOR Y MI ESPERANZA
 
Mons. SÁNCHEZ MONGE PRESIDIRÁ, ESTE MIÉRCOLES, día 12, A LAS 11h DE LA MAÑANA, LA TRADICIONAL MISA CRISMAL, EN COMPAÑÍA DE NUMEROSOS SACERDOTES DE LA DIÓCESIS PDF Print E-mail
Tuesday, 11 April 2017 10:42
MISA-CRISMAL-Mons_MANUEL_MONGE-med

 

.- En la misa se bendecirán los Santos Óleos para los catecúmenos y los enfermos, y se consagrará el Santo Crisma, el aceite con el que se ungirá, durante todo el año, a los nuevos bautizados

 

     Los sacerdotes de toda la Diócesis de Santander, están convocados para este miércoles 12 de , con el fin de participar en la catedral en la tradicional Misa Crismal que será presidida por el obispo de Santander, Mons. Manuel Sánchez Monge.

     El sentido de esta antigua celebración, que se iniciará a las 11 de la mañana, es el de manifestar la comunión de los sacerdotes con su obispo, por lo que es costumbre que en este día asistan numerosos presbíteros de la Diócesis.

     Dado el profundo sentido de esta celebración, se “invita a todos los fieles” a participar en la misa crismal, porque “contemplarán en ella a los sacerdotes de su Diócesis reunidos con su Pastor”, y será una Eucaristía en la que se tendrán “muy presentes a todos los enfermos que necesitarán del auxilio de Dios a lo largo del año”.

    Esta misa hace referencia, igualmente, a los sacramentos de la Iniciación Cristiana (Bautismo, Confirmación y Eucaristía), y durante la celebración los sacerdotes renuevan sus promesas y “su entrega al Señor” para seguir sirviendo a sus comunidades.

    Además, en esta Eucaristía, el obispo consagra todos los años el Santo Crisma y también bendice los Santos Oleos, que este día estarán depositados en tres grandes ánforas situadas ante el altar. Para ello, el obispo empleará un antiguo rito, según la tradición litúrgica de la Iglesia.

    Santo Crisma

    Así, con el Santo Crisma, se ungirá, a lo largo del año, a todos los recién bautizados; aceite que también servirá para sellar a los nuevos confirmados y para ungir a los sacerdotes que sean ordenados.

    Este crisma también se utiliza en la dedicación de las iglesias, en la consagración de los altares y se emplea para ungir en la cabeza a los nuevos obispos cuando son revestidos con esta dignidad.

    Para consagrar en Santo crisma, aceite de oliva, el obispo sopla hacia el interior de una gran ánfora, mientras invoca al Espíritu Santo. Además, a este aceite se la añade un perfume, de modo que cuando se unge a los fieles, “éstos difundan una agradable fragancia, como signo de que los cristianos propagan el aroma del buen olor de Cristo”.

    Santos Óleos

Por su parte, con el óleo de los catecúmenos, son signados los catecúmenos en su preparación y disposición previa al Bautismo; igualmente, el aceite es empleado por la Iglesia para administrar el sacramento de la Unción de enfermos para que éstos “reciban el alivio en su debilidad y consigan el perdón de sus pecados”.

    Sentido de la Misa Crismal

  La Misa Crismal es una de las celebraciones con mayor sentido espiritual del año litúrgico, aunque es poco conocida por los fieles, puesto que únicamente se celebra en cada catedral una única vez al año.

Se trata de una celebración propia de la mañana del Jueves Santo, día de la institución del ministerio sacerdotal que, en la práctica actual de la Iglesia, y para facilitar la participación de los sacerdotes, se suele adelantar al miércoles santo. El mismo Concilio Vaticano II (1962-65) resalta que se trata de un día en el que los sacerdotes de la Diócesis concelebran la Eucaristía con su obispo, “lo que representa un signo de unidad”.

Last Updated on Tuesday, 11 April 2017 10:54
 
«StartPrev12345678910NextEnd»

Page 7 of 90
 

BUSCADOR CATÓLICO

Buigle

Programación Pastoral Delegación Diocesana de la vida Consagrada.

christ2

pincha aquí

Hnas. Clarisas. Santillana del Mar

Hnas.Trinitarias.Suesa

Valora esta web

Valora esta web