CARTA PASTORAL -JORNADA PRO ORANTIBUS 2017 - "CONTEMPLAR EL MUNDO CON LA MIRADA DE DIOS"- DON MANUEL SÁNCHEZ MONGE 

 

Mons_Manuel-Sanchez-nuevo-Obispo

 

" En España el domingo de la Santísima Trinidad celebramos la Jornada por los contemplativos y contemplativas. Una jornada eclesial para orar por ellos y manifestarles nuestra sincera gratitud por sus vidas entregadas a la alabanza trinitaria, la ofrenda permanente al Señor de sus vidas y el ejercicio activo de la caridad según la propia vocación ... PINCHA AQUÍ PARA LEER MÁS

       

Vida Consagrada en nuestra diócesis
EL OBISPO PIDE “DISPONIBILIDAD, SERVICIO Y ORACIÓN” A LOS DOS NUEVOS DIÁCONOS ORDENADOS ESTE SÁBADO EN LA CATEDRAL PDF Print E-mail
Tuesday, 18 July 2017 10:31
   JOSE-MARIA-GONZALEZ-Y-JUAN-DE-CACERES-NUEVOS-DIACONOS-15-JUL-17

 

     El obispo de Santander, Mons. Manuel Sánchez Monge, ha pedido “disponibilidad, servicio y oración para sanar el interior del corazón” a los seminaristas José María González de las Herranes Weh (Santander, 1971) y Juan de Cáceres Cabrero (Santander, 1978), que han sido ordenados diáconos, en la tarde de este sábado 15 de julio, durante una misa que se ha celebrado a las 17,00 horas, en la catedral.

     Mons. Sánchez aprovechó la afluencia de fieles en el templo para efectuar un llamamiento a las familias “para que trasmitan la fe a sus hijos y apoyen las vocaciones cuando florecen entre los hijos”. El prelado advirtió que “si no se transmite la fe, difícilmente surgirán nuevas vocaciones”. Los nuevos diáconos serán en unos meses ordenados sacerdotes, tras ejercer durante un tiempo la misión para la que han sido conferidos en parroquias de la Diócesis.

     El primero de los ordenados, José María González, de 46 años de edad, se licenció en Historia, en Salamanca, y después realizó un post-graduado en Archivos, sector donde trabajó varios años.

     Sus primeros indicios de la vocación nacieron durante los estudios en Salamanca, cuando entra a formar parte de un grupo de creyentes que dirigían allí los capuchinos, lo que “supuso un acercamiento a la Iglesia”. Tras regresar a Santander, “sintió la necesidad de prestar algún servicio” que canalizó a través de la Ong Entreculturas (Jesuitas) de ayuda al Tercer Mundo, y más tarde en Intermón Oxfam.

     En los últimos años de su formación en el Seminario de Corbán (los estudios duran seis años), también ha prestado ayuda pastoral en la parroquia de Montesclaros y Santa Micaela de Santander (Cazoña).

     El nuevo diácono le pidió en estos momentos “al Señor que me siga alentando para que sea fiel a esta vocación de servicio que Él me ha dado, a la vez que le doy gracias”.

     El segundo seminarista que recibió el orden sagrado del diaconado ha sido, Juan de Cáceres Cabrero, de 39 años de edad. Comenzó a estudiar Derecho, pero más tarde decide dedicarse a la hostelería, sector en el que permaneció diez años al frente de varios negocios.

     En este ambiente es donde siente “la llamada de la vocación precedida de un ciclo de interiorización”, y es cuando “decido acercarme a la Iglesia y vivir la fe que me habían transmitido mis padres”. A esto hay que añadir que “tuve un encuentro personal con Cristo”, matizó.

     Ahora, ante su nueva encomienda, ha mostrado su “agradecimiento al Señor” y desearía ser un pastor que “acompañara a otros en momentos de dificultad y, como ha dicho el Papa Francisco, intentar “ofrecer una Iglesia que sea como un hospital de Campaña”.


     Mensaje del Obispo


     En la celebración se encontraron numerosos familiares y amigos de José María González de las Herranes Weh y de Juan de Cáceres Cabrero. En su homilía, el obispo dijo a los nuevos diáconos que la misión “se hace sirviendo y llevando a Cristo dentro, como a alguien que le fascina su figura”.

     Igualmente, les instó en que el Evangelio debe de ser su divisa, convirtiendo en “fe viva los que se lee en sus páginas, enseñándolo y poniéndolo en práctica”.

     Mons. Sánchez Monge pidió a los dos nuevos diáconos “disponibilidad, servicio con humildad y mansedumbre y a orar para que seáis sanados por el Señor. Le exhortó a ofrecer a Cristo sus fatigas, “pero también las esperanzas”. “Jóvenes, dejaos seducir por el Señor”, apostilló con firmeza. Funciones de un diácono.

     En la ordenación, los diáconos reciben una gracia sacramental propia y, en comunión con el obispo y el resto de los sacerdotes, sirven al Pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la Palabra y de la caridad.

     Igualmente, es oficio propio del diácono administrar el bautismo, reservar y distribuir la Eucaristía, así como asistir al matrimonio y bendecirlo en nombre de la Iglesia.

     Asimismo, están conferidos para llevar el viático a los moribundos, leer la Sagrada Escritura a los fieles, instruir y exhortar al pueblo; presidir el culto y la oración de los fieles, administrar los sacramentales y presidir el rito de los funerales y sepultura.


GABINETE DE PRENSA

Santander, 15 JULIO 2017

www.diocesisdesantander.com

Last Updated on Tuesday, 18 July 2017 10:48
 
XXVII ENCUENTRO NACIONAL DEL ORDO VIRGINUM PDF Print E-mail
Tuesday, 18 July 2017 00:00

XXVII ENCUENTRO NACIONAL DEL ORDO VIRGINUM

 

     Durante los días 28 de Julio al 20 de Agosto de 2017 tendrá lugar en la Residencia Universitaria María Inmaculada, de las Religiosas de María Inmaculada de Valencia, el XXVII Encuentro Nacional del Ordo Virginum.

 

Las ponencias que se impartirán serán las siguientes:

 

     “UN CARISMA TAN LUMINOSO Y FECUNDO A LOS OJOS DE LA FE, CUANTO OSCURO E INÚTIL A LOS DEL MUNDO”.- P. Martín Gelabert Ballester, o.p., Vicario episcopal para la Vida Consagrada.

     “LA SINGULARIDAD DEL PROPÓSITO DE LA VIRGEN CONSAGRADA.- Mons. Joaquín Mª López de Andújar y Cánovas del Castillo. Obispo de la diócesis de Getafe y miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada en la Conferencia Episcopal Española.

     “LA VIRGEN CONSAGRADA EN LA IGLESIA PARTICULAR”.- Mons. José Rico Pavés, Obispo auxiliar de Getafe.

     “EL RITUAL DE CONSAGRACIÓN DE VÍRGENES, REDESCUBRIR SU RIQUEZA DESDE LA VIRGINIDAD DE MARÍA”.- Mons. Antonio Cañizares Llovera, Cardenal Arzobispo de Valencia.

     "ESPIRITUALIDAD CRISTOCÉNTRICA, MARIANA Y ECLESIAL, DE LA MUJER QUE ESCUCHA Y ACOGE LA LLAMADA A LA VIRGINIDAD CONSAGRADA".- P. Rafael Belda Serra, CVMD, Director del Departamento de Formación y Publicaciones en la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada (CEE) y Profesor en la Cátedra de Teología de la Vida Consagrada en la UESD.

     “LA POBREZA EN LA VIDA CONSAGRADA”.- Dña. Pilar Solá Granell, Doctora en Derecho Canónico y profesora de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”.

     “LAS PRIMERAS VÍRGENES EN LA IGLESIA Y LAS SEGUNDAS DESDE EL CONCILIO VATICANO II”.- D. Miguel Navarro Sorní, Vice-Decano y catedrático de Historia de la Iglesia de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia.

     "EL VALOR DE LA VIRGINIDAD”.- Dña. Asun Gandía Balaguer, Rectora de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”.

 

MESA REDONDA

 

     “LA VIRGEN CONSAGRADA, SIGNO DE LOS TIEMPOS, LO QUE ES Y HA DE SER”.- Dña. Gloria Irene Álvaro Sanz, Catedrática de Lengua y Literatura Española P. Vicente Botella Cubells, o.p., Decano-Presidente de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia D. Mariano Ruiz Campos, Catedrático y Secretario de la Facultad de Teología “San Vicente Ferrer” de Valencia

 

Os pedimos oraciones por los frutos del Encuentro

Last Updated on Tuesday, 18 July 2017 09:42
 
EUCARISTÍA DE HOMENAJE-DESPEDIDA A LAS HIJAS DE LA CARIDAD DEL COLEGIO SAN JOSÉ PDF Print E-mail
Tuesday, 11 July 2017 11:28
 Despedida-Homenaje-Hijas-de-la-caridad21

 

     El pasado 16 de Junio de 2017 se celebró en la Catedral de Santander la Eucaristía de homenaje y despedida en honor a la Comunidad de Hijas de la Caridad del Colegio San José, presentes en nuestra ciudad desde el año 1859.


     La celebración fue  presidida por el Padre Antonio Medina, misionero Paúl de Limpias. La Eucaristía ampliamente participada, contó con la presencia de la Comunidad educativa del colegio San José, además de antiguos alumnos, familiares, amigos y ciudadanos de Santander que quisieron reconocer mediante este sentido homenaje la gran labor desarrollada por las Hijas de la Caridad.


     Os damos las  gracias hermanas por tantos años de dedicación al ámbito educativo  y a otras tantas actividades sociales, pastorales y sanitarias realizadas en la ciudad de Santander. Y os pedimos que allí donde el Señor os llame nos sigais teniendo presentes y oréis por nosotros. 

Last Updated on Wednesday, 12 July 2017 18:07
 
NO. EL VATICANO NO HA PROHIBIDO COMULGAR A LOS CELÍACOS. NO HAGAS CASO DE BULOS Y CONOCE EL DOCUMENTO ORIGINAL. PDF Print E-mail
Tuesday, 11 July 2017 10:49
     Eucaristia-pan-vino-ultima-cena

 

 Carta circular a los Obispos sobre el pan y el vino para la Eucaristía


     1. La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, por encargo del Santo Padre Francisco, se dirige a los Obispos diocesanos (y a quienes se les equiparan en el derecho) para recordar que les compete, sobre todo, a ellos proveer dignamente lo necesario para la celebración de la Cena del Señor (cf. Lc 22,8.13). Compete al Obispo, primer dispensador de los misterios de Dios, moderador, promotor y custodio de la vida litúrgica en la Iglesia a él confiada (cf. CIC can. 835 §1), vigilar la calidad del pan y del vino destinados a la Eucaristía y, por tanto, a aquellos que los preparan. Con el fin de ayudar, se recuerdan las disposiciones vigentes y se sugieren algunas indicaciones prácticas.

     2. Mientras que hasta ahora, por lo general, algunas comunidades religiosas se ocupaban de preparar el pan y el vino para la celebración de la Eucaristía, hoy se venden también en los supermercados, en otros negocios y a través de internet. Este Dicasterio, para no dejar dudas acerca de la validez de la materia eucarística, sugiere a los Ordinarios dar indicaciones al respecto, por ejemplo, garantizando la materia eucarística mediante certificados apropiados.

     Es el Ordinario el que debe recordar a los presbíteros, en particular a los párrocos y a los rectores de las iglesias, su responsabilidad para comprobar quién es la persona encargada de proveer el pan y el vino para la celebración, así como la idoneidad de la materia.

     Además, corresponde al Ordinario informar y recordar a los productores del vino y del pan para la Eucaristía el respeto absoluto de las normas.

     3. Las normas acerca de la materia eucarística, indicadas en el can. 924 del CIC y en los números 319 – 323 de la Institutio generalis Missalis Romani, han sido ya explicadas en la Instrucción Redemptionis Sacramentum de esta Congregación (25 de marzo de 2004):

     a) “El pan que se emplea en el santo Sacrificio de la Eucaristía debe ser ázimo, de sólo trigo y hecho recientemente, para que no haya ningún peligro de que se corrompa. Por consiguiente, no puede constituir la materia válida, para la realización del Sacrificio y del Sacramento eucarístico, el pan elaborado con otras sustancias, aunque sean cereales, ni aquel que lleva mezcla de una sustancia diversa del trigo, en tal cantidad que, según la valoración común, no se puede llamar pan de trigo. Es un abuso grave introducir, en la fabricación del pan para la Eucaristía, otras sustancias como frutas, azúcar o miel. Es claro que las hostias deben ser preparadas por personas que no sólo se distingan por su honestidad, sino que además sean expertas en la elaboración y dispongan de los instrumentos adecuados” (n. 48).

     b) “El vino que se utiliza en la celebración del santo Sacrificio eucarístico debe ser natural, del fruto de la vid, puro y sin corromper, sin mezcla de sustancias extrañas. […] Téngase diligente cuidado de que el vino destinado a la Eucaristía se conserve en perfecto estado y no se avinagre. Está totalmente prohibido utilizar un vino del que se tiene duda en cuanto a su carácter genuino o a su procedencia, pues la Iglesia exige certeza sobre las condiciones necesarias para la validez de los sacramentos. No se debe admitir bajo ningún pretexto otras bebidas de cualquier género, que no constituyen una materia válida” (n. 50).

     4. La Congregación para la Doctrina de la Fe, en la Carta circular a los Presidentes de las Conferencias Episcopales acerca del uso del pan con poca cantidad de gluten y del mosto como materia eucarística (24 de julio de 2003, Prot. N. 89/78 – 17498), ha indicado las normas respecto a las personas que, por diversos y graves motivos, no pueden tomar pan preparado normalmente o vino normalmente fermentado:

     a) “Las hostias sin nada de gluten son materia inválida para la Eucaristía. Son materia válida las hostias con la mínima cantidad de gluten necesaria para obtener la panificación sin añadir sustancias extrañas ni recurrir a procedimientos que desnaturalicen el pan” (A. 1-2).

     b) “Es materia válida para la Eucaristía el mosto, esto es, el zumo de uva fresco o conservado, cuya fermentación haya sido suspendida por medio de procedimientos que no alteren su naturaleza (por ejemplo el congelamiento)” (A. 3).

     c) “Es competencia del Ordinario conceder a los fieles y a los sacerdotes la licencia para usar pan con una mínima cantidad de gluten o mosto como materia para la Eucaristía. La licencia puede ser concedida habitualmente, mientras dure la situación que la ha motivado” (C. 1).

     5. Además, dicha Congregación ha decidido que la eucarística preparada con organismos genéticamente modificados puede ser considerada materia válida (cf. Carta al Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos acerca de la materia eucarística preparada con organismos genéticamente modificados, 9 de diciembre de 2013, Prot. N. 89/78 – 44897).

     6. Los que preparan el pan y producen el vino para la celebración deben ser conscientes que su obra está orientada al Sacrificio Eucarístico y esto pide su honestidad, responsabilidad y competencia.

     7. Para que se cumplan estas normas generales, los Ordinarios, si lo estiman oportuno, pueden ponerse de acuerdo como Conferencia Episcopal, dando indicaciones concretas. Vista la complejidad de situaciones y circunstancias, así como la falta de respeto en el ámbito sagrado, se advierte la necesidad práctica que, por encargo de la Autoridad competente, haya quien garantice efectivamente la genuinidad de la materia eucarística por parte de los fabricantes como de su conveniente distribución y venta.

     Se sugiere, por ejemplo, que una Conferencia Episcopal pueda encargar a una o más Congregaciones religiosas u otra Entidad capaz de verificar las garantías necesarias sobre la producción, conservación y venta del pan y del vino para la Eucaristía en un determinado país y en los países en los que se exportan. Se recomienda también que el pan y el vino destinados a la Eucaristía sean convenientemente tratados en los lugares de venta.

     En la sede de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, a 15 de junio de 2017, solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.


Robert Card. Sarah

Prefecto


+ Arthur Roche

Arzobispo Secretario


Last Updated on Tuesday, 11 July 2017 11:05
 
DOS NUEVAS ORDENACIONES DIACONALES EN LA DIÓCESIS DE SANTANDER PDF Print E-mail
Tuesday, 11 July 2017 10:38
ordenacion-diaconal_1
Last Updated on Wednesday, 12 July 2017 18:07
 
NECROLÓGICA.- EN LA MUERTE DE JUAN JÁUREGUI CASTELO PDF Print E-mail
Tuesday, 04 July 2017 11:26
juanj

 

     Juan Jaúregui Castelo murió la noche del pasado sábado, día 24, a los 61 años de edad; murió, a los tres meses de habérsele detectado un tumor en el cerebro, justo el día de su onomástica en la natividad de San Juan Bautista.

     De entre las muchas facetas que caracterizaron la vida y la obra de Juan Jáuregui, me gustaría destacar tres: sacerdote, escritor, músico compositor.

      Sacerdote. La vocación primera, la que determinó y consumó su existencia fue la sacerdotal, primero como sacerdote trinitario y luego, y hasta el final de sus días, como sacerdote en la diócesis de Santander. Aquí atendió, juntamente con su compañero inseparable Don Leonardo Acevedo, diversas parroquias empezando por la zona de Riva- Ruesga, junto a Ramales, y posteriormente entorno a Penagos con Cabárceno y Santa María de Cayón como lugares más conocidos.

     El servicio pastoral en estos pueblos no se limitó a cumplir con las habituales celebraciones dominicales, sino que transformó las mismas con su celo pastoral y su entusiasmo por una liturgia participada por todo el pueblo. Esta manera de concebir y practicar el ministerio sacerdotal fue muy valorada en distintos lugares de la diócesis, que requerían su presencia no sólo en las fiestas mayores de los pueblos, sino también muchos arciprestazgos solicitaban su ayuda para la formación litúrgica y espiritual de las comunidades con sus pastores al frente.

     Como responsable de las parroquias que la diócesis le había confiado, trabajó por su renovación también por lo que hace al cuidado del arte que en ellas se contiene, sobresaliendo la belleza de la restauración de la preciosa iglesia románica de Santa María de Cayón, a la que dotó de un órgano de tubos que las monjas benedictinas de León le habían regalado. Pero la práctica pastoral de Juan Jáuregui no se limitaba al ámbito litúrgico, sino que abarcaba, como debe ser y así fue en él, la acogida y cercanía a los más necesitados, en especial, a los enfermos, a los que dedicó tanto tiempo con tanto cariño.

     Escritor. Juan Jáuregui destacó también como escritor, no sólo como bloguero en la web de Religión Digital, donde todos los días aportaba su comentario a las lecturas de la liturgia de la Misa del día, con un estilo a la vez claro e incisivo, con una riqueza de imágenes que dejaba sorprendido a más de un lector, por las copiosas lecturas que se adivinaban detrás de dichos comentarios. Su vocación de escritor le nació de su contacto con el pueblo, de la necesidad de alimentar la fe del pueblo de Dios al que servía en aquellos pueblos de Cantabria.

     Así surgieron los libros para seguir los tres ciclos del Año Litúrgico, según los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas, además de los dedicados a los distintos tiempos litúrgicos. En ellos, Juan no quiso ofrecer homilías, sino comentarios espirituales de la Palabra de Dios al hilo de los evangelios dominicales, convencido de que lo que se puede transmitir en una homilía queda en el aire y con frecuencia se olvida al salir de la iglesia. Por eso le pareció un buen servicio poner en manos de los fieles estos comentarios para mantenerlos en contacto vivo con la Palabra. A todo ello se añadió últimamente su participación en los Guiones litúrgicos de Cáritas.

     La misma preocupación pastoral le suscitó la celebración de los funerales, que, con ser el único momento en que muchos párrocos tienen delante mucha gente que no suele aparecer por la iglesia, no siempre se plantean bien ni la celebración ni la predicación. Así surgió el libro más difundido de los suyos, En las manos de Dios, y no sólo en España, lo cual es señal clara de su necesidad.

     Músico compositor. La tercera faceta de Jáuregui que me parece muy digna de tenerse en cuenta es la de compositor. Fue una verdadera lástima que el proceso de su terrible enfermedad se iniciara a pocos días de haber grabado en el Santuario de la Virgen Bien Aparecida el cancionero para el Jubileo de la Santa Cruz en Santo Toribio de Liébana, grabación de composiciones suyas y en las que él acompaña en el órgano de dicho santuario. Jáuregui fue un compositor de música litúrgica, empezando por su Misa de la Asamblea con la Salve a la Virgen Bien Aparecida, convencido de la necesidad de su renovación y adaptación para facilitar la participación del pueblo en las celebraciones.

     Para ello acudió a venerables sacerdotes astorganos Don Bernardo Velado y su hermano Hortensio, que le propiciaron letras adecuadas y actualizadas para la liturgia eucarística y para distintas advocaciones marianas de la provincia cántabra; el que firma este artículo también le escribió algunas letras para los cantos eucarísticos, bautismales y sacerdotales. Pero Juan prestó especial atención a los salmos, tan maltratados en algunas celebraciones, que gracias a él y a su entusiasmo por ellos muchas comunidades los aprecian y cantan con entusiasmo.

     Además de compositor litúrgico, Jáuregui también escribió composiciones para corales con textos de poetas como Unamuno y su epitafio “Méteme, Padre, en tu pecho, misterioso hogar”, cuya interpretación por la Coral Salvé de Laredo siempre es acogida por el público con grandes aplausos. En el magisterio musical, Jáuregui fue mi apreciado en las Semanas para organistas litúrgicos que la Comisión Episcopal de Liturgia organiza todos los veranos en Valladolid.

     En el Seminario diocesano de Monte Corbán fue profesor de música, enseñando, también con su magnífica voz, a los seminaristas a valorar la importancia del canto en las celebraciones litúrgicas. Son tres ministerios que Juan Jáuregui cultivó con esmero: sacerdotal, escritor, y músico, los tres para la mayor gloria de Dios y servicio de su Pueblo Santo.Descanse en paz.

José María de Miguel González, OSST 

 
«StartPrev12345678910NextEnd»

Page 2 of 90
 

BUSCADOR CATÓLICO

Buigle

Programación Pastoral Delegación Diocesana de la vida Consagrada.

christ2

pincha aquí

Hnas. Clarisas. Santillana del Mar

Hnas.Trinitarias.Suesa

Valora esta web

Valora esta web