CARTA PASTORAL -JORNADA PRO ORANTIBUS 2017 - "CONTEMPLAR EL MUNDO CON LA MIRADA DE DIOS"- DON MANUEL SÁNCHEZ MONGE 

 

Mons_Manuel-Sanchez-nuevo-Obispo

 

" En España el domingo de la Santísima Trinidad celebramos la Jornada por los contemplativos y contemplativas. Una jornada eclesial para orar por ellos y manifestarles nuestra sincera gratitud por sus vidas entregadas a la alabanza trinitaria, la ofrenda permanente al Señor de sus vidas y el ejercicio activo de la caridad según la propia vocación ... PINCHA AQUÍ PARA LEER MÁS

       

Vida Consagrada en nuestra diócesis
LA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA SOBRE LOS JÓVENES SE PUBLICARÁ EL 2 DE ABRIL PDF Print E-mail
Tuesday, 26 March 2019 11:46

 

 

 

 

El Vaticano difundirá el próximo martes 2 de abril la Exhortación Apostólica “Christus vivit”, “Cristo vive”, sobre el reciente Sínodo de los Obispos sobre el tema “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” realizado en el Vaticano del 3 al 28 de octubre de 2018.

Según informó el Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, la Exhortación Apostólica, firma por el Papa Francisco este lunes 25 de marzo en el Santuario de Loreto, “el 2 de abril es la fecha de presentación y publicación del Documento, en la memoria de la muerte de San Juan Pablo II ”.

Por lo tanto, “hay un fuerte significado entre el día en que se publique y el día en que se firme la Exhortación. Obviamente, se puede vincular a dos Pontífice, así como también a los jóvenes de tantas generaciones.

"Este documento es la conclusión de un largo camino que comienza hace 2 años que tuvo su desarrollo, su momento fundamental, en el sínodo del pasado mes de octubre", señaló Gisotti.

Explicó que la presencia de los jóvenes que acompañan al Papa en el momento de firmar la Exhortación subrayar que se trata de “un documento que se dirige a los jóvenes, pero, al mismo tiempo, también es un documento que se dirige a todo el pueblo de Dios ".

Así, “es una Exhortación postinodal dirigida a los jóvenes, pero no sólo a ellos. Es un texto que dialoga con los jóvenes, que recoge el diálogo entre los jóvenes y los Padres Sinodales. Es evidente la dimensión mariana en el documento. María está muy presente en este texto, y de ahí la fuerte voluntad del Santo Padre de estar aquí, en Loreto, y firmar la Exhortación aquí, sobre el altar, lo que es algo muy significativo ".

 

Fuente: ACI Prensa

 

Last Updated on Tuesday, 26 March 2019 12:11
 
CARTA PASTORAL – DÍA DEL SEMINARIO PDF Print E-mail
Tuesday, 19 March 2019 12:02



 
CARTA PASTORAL - UNA NUEVA FORMA DE VIVIR LA CUARESMA PDF Print E-mail
Tuesday, 19 March 2019 11:39

 




Last Updated on Tuesday, 19 March 2019 12:29
 
TEXTO COMPLETO DEL MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES 2019 PDF Print E-mail
Tuesday, 12 March 2019 11:02

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
PARA LA JORNADA 56 MUNDIAL
DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

 

La valentía de arriesgar por la promesa de Dios

 

Queridos hermanos y hermanas:

Después de haber vivido, el pasado octubre, la vida y la fructífera experiencia del Sínodo dedicado a los jóvenes, hemos celebrado recientemente la 34ª Jornada Mundial de la Juventud en Panamá. Dos grandes eventos, que han ayudado a que la Iglesia prestase más atención a la voz del Espíritu y también a la vida de los jóvenes, a sus interrogantes, al cansancio que a la sobrecarga ya las esperanzas que albergan.

Quisiera retomar lo que compartimos con los jóvenes en Panamá, para reflexionar en esta Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones en el sentido de la llamada el Señor, es portador de una promesa y, al mismo tiempo, nos pide la valentía de arriesgarnos con él y por el Me gustaría ver brevemente estos dos aspectos, la promesa y el riesgo, contemplando la escena evangélica de la llamada de los primeros discípulos en el lago de Galilea ( Mc 1,16-20).

Dos parejas de hermanos –Simón y Andrés junto a Santiago y Juan–, están haciendo su trabajo diario como pescadores. En este trabajo arduo aprendí las leyes de la naturaleza y, a veces, tuvimos que desafiarlas cuando los vientos eran contrarios y las olas sacudían las barcas. En ciertos días, la pesca abundante recompensaba el duro esfuerzo, pero otras veces, el trabajo de toda una noche no era suficiente para llenar las redes y regresar a la orilla.

Estas son las situaciones ordinarias de la vida, en la que se confrontarse con los deseos que lleva en su corazón, se esfuerza en las actividades que confía en que son fructíferas, avanza en el "mar" de muchas posibilidades en  busca de la ruta que  puede satisfacer su sed de felicidad. A veces se obtiene una buena pesca, otras veces, en  cambio, hay un armarse  de valor para pilotar, una barca golpeada por las olas, o hay que lidiar con la frustración   de verse con las redes vacías.

Como en la historia de toda la llamada, también en este caso se produce un encuentro. Jesús camina, ve a esos pescadores y se acerca ... Así sucedió con la persona con los elegimos para compartir la vida en el matrimonio, o cuando sentimos la fascinación de la vida consagrada: experimentemos la sorpresa de un encuentro y, en aquel momento , percibimos la promesa de una alegría capaz de llenar nuestras vidas. Así, que aquel día, junto al lago de Galilea, Jesús fue al encuentro de los pescadores, rompiendo la "parálisis de la normalidad" ( Homilía en la 22ª Jornada Mundial de la Vida Consagrada , 2 de febrero de 2018). E inmediatamente les hizo una promesa: «Os haré pescadores de hombres» ( Mc 1,17).

La llamada del Señor, por tanto, no es una intromisión de Dios en nuestra libertad; no es una jaula o peso que se nos carga encima. Por el contrario, es la iniciativa amorosa con la que Dios viene a nuestro encuentro y nos invita a entrar en un gran proyecto, que quiere que participemos, mostrándonos en el horizonte un mar más amplio y una pesca sobreabundante.

El deseo de Dios es que nuestra vida no acabe siendo prisionera de lo obvio, que no se vea arrastrada por la inercia de los hábitos diarios y no quede inerte  frente a esas elecciones que podrían darle sentido. El Señor no quiere que nos resignemos a vivir la jornada pensando que, al fin de cuentas, no hay nada  por lo que valga la pena comprometerse con la pasión y la extinguiendo en la búsqueda de nuevas rutas para nuestra navegación. Si alguna vez nos hace experimentar  una "pesca milagrosa", es porque quiere que descubramos que cada uno de nosotros está llamado de diferentes maneras  a algo más grande y que la vida  no debe quedar atrapada en las redes de lo absurdo y de lo que anestesia el corazón. En definitiva, la vocación es una invitación a no quedarnos en la orilla con las redes en la mano, sino a seguir a Jesús por el camino que ha sido pensado para nosotros, para nuestra felicidad y para el bien de los que nos rodean .

Por supuesto, abrazar esta promesa requiere el valor de arriesgarse a decidir. Los primeros discípulos sintiendose  llamados por él a participar en un sueño mas grande, "Inmediatamente dejaron sus redes y lo siguieron" ( Mc 1,18). Esto significa que para seguir la llamada del Señor debemos implicarnos con todo nuestro ser y correr el riesgo de enfrentarnos a un desafío desconocido; Tenemos que dejar todo lo que nos puede mantener  amarrados a nuestra pequeña barca, impidiéndonos tomar una decisión definitiva; Se nos pide esa  audacia que nos impulse con fuerza para descubrir el proyecto que Dios tiene para nuestra vida.En definitiva, cuando estamos ante el vasto  mar de la vocación, no podemos quedarnos para reparar nuestras redes, en la barca que nos da la seguridad, sino que tenemos que fiarnos de la promesa del Señor.

Me refiero sobre todo a la llamada a la vida cristiana, que todos los recibimos con el bautismo y que nos recuerda que nuestra vida no es el fruto del azar, sino el don de ser hijos amados por el Señor, reunidos en la gran familia de La iglesia. Precisamente en la comunidad eclesial, la existencia cristiana nace  y se desarrolla, sobre todo gracias a la liturgia, que nos  introduce en la escucha de la Palabra de Dios y en la gracia de los sacramentos; aquí es donde desde la infancia somos iniciados en el arte de la oración y del compartir fraterno. La Iglesia es nuestra madre, precisamente porque nos engendra una nueva vida y nos lleva un Cristo;por lo tanto, también debemos amarla cuando descubramos en su rostro las arrugas de la fragilidad y el pecado, y debemos contribuir a que sea  siempre más hermosa y luminosa, para que pueda ser en el mundo testigo del amor de Dios.

La vida cristiana se expresa también en esas elecciones que, al mismo tiempo que dan una dirección precisa a nuestra navegación, que se produce el crecimiento de Reino de Dios en la sociedad. Me refiero a la decisión de casarse en Cristo y formar una familia, así como a otras vocaciones vinculadas al mundo del trabajo y de las profesiones, al compromiso en el campo de la caridad y la solidaridad, a las responsabilidades sociales y políticas, etc. ¿Por qué no hacer solo por los medios sociales y culturales en los que vivimos, y que los cristianos valientes y los representantes auténticos del Reino de Dios?

En el encuentro con el Señor, alguien puede sentir la fascinación de la llamada a la vida consagrada o al sacerdocio ordenado. Es un descubrimiento que  entusiasma y al mismo tiempo asusta , cuando uno se siente llamado a   ser convertido en "pescador de hombres" en la barca de la Iglesia a través de la donación total de sí mismo y empeñándose en un servicio fiel al Evangelio y los hermanos. Esta elección  implica el riesgo de dejar todo para seguir al Señor y consagrar completamente a él, para convertirse en colaboradores de su obra. Muchas resistencias interiores pueden obstaculizar una decisión semejante, así como en los medios muy secularizados, en los que parece que ya  no hay un espacio para Dios y para el Evangelio, se puede caer en el desaliento y en el cansancio de la esperanza  "Homilía en la Misa con sacerdotes, personas consagradas y movimientos laicos , Panamá, 26 de enero de 2019).

Y, sin embargo, no hay mayor gozo  que arriesgar  la vida por el Señor. En particular a vosotros, jóvenes, me gustaría deciros: No seáis sordos a la llamada del Señor. Si os  llama por este camino, no recojáis  los remos  en la barca y confiad en él. No os dejéis contagiar por el miedo, que nos paraliza ante las altas cumbres que el Señor nos propone. Recordar siempre que, a los que dejan las redes y la barca para seguir al Señor; Él les promete la alegría de una vida nueva, que llena el corazón y la anima camino.

Queridos amigos, no siempre es fácil discernir la propia vocación y orientar la vida de la manera correcta. Por este motivo, es necesario un compromiso renovado por parte de toda la Iglesia –sacerdotes, religiosos, animadores pastorales, educadores– para que se les ofrezcan, especialmente a los jóvenes, posibilidades de escuchar y discernimiento. Se necesita una pastoral juvenil y vocacional que ayude al descubrimiento del plan de Dios, especialmente a través de la oración, la meditación de la Palabra de Dios, la adoración eucarística y el acompañamiento espiritual.

Como se ha hablado varias veces durante la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, debemos mirar a María. Incluso en la historia de esta joven, la vocación fue al mismo tiempo una promesa y un riesgo. Su misión no fue fácil. Su sí "fue el" sí "de quien quiere comprometerse y el que quiere arriesgar, de quien quiere apostarlo todo , sin más  seguridad que la certeza de saber  que era portadora de una promesa. Y yo les pregunto a cada uno de ustedes .¿Se sienten   los portadores de una promesa? ¿Qué promesa tengo en el corazón para llevar adelante? María tendría, sin duda,una misión difícil, pero las dificultades no eran una razón para decir "no". Seguro que tendría complicaciones, pero no serían las mismas complicaciones que se producen cuando la cobardía nos paraliza por no tener todo  claro o asegurado de antemano " Vigilia con los jóvenes, Panamá, 26 de enero de 2019) ".

En esta Jornada, nos unimos en la oración pidiéndole al Señor que nos descubra un proyecto de amor para nuestra vida y que nos dé el valor para arriesgarnos en el camino que él ha pensado para nosotros desde la eternidad.

Vaticano, 31 de enero de 2019, Memoria de san Juan Bosco.

Francisco

 

Last Updated on Tuesday, 12 March 2019 13:07
 
LAS CLARISAS DE ZARAGOZA LANZAN UN ENCUENTRO PARA CHICAS DE 14 A 30 AÑOS QUE QUIERAN ACERCARSE A DIOS PDF Print E-mail
Tuesday, 05 March 2019 11:31

 

 

 

Después de dos décadas, las hermanas pobres de Santa Clara del convento de Santa Catalina (Zaragoza) vuelven a organizar un encuentro de día y medio para chicas jóvenes que deseen tener una experiencia con Dios. “Es muy importante la presencia de una comunidad contemplativa en la diócesis.

Hacen falta monasterios, y monasterios llenos”, sentencia María Luisa, madre superiora de las hermanas clarisas.

Por este motivo y coincidiendo con la celebración de las bodas de plata de una de las hermanas, sor Evangelista Juana nos hemos acercado al convento para que nos cuenten más acerca de su vida y vocación.

Empezamos fuerte: ¿Cuál es la misión de las hermanas clarisas en el mundo?

(Mª Luisa) Nuestra misión principal es unirnos a Jesucristo en su matiz de orante ante el Padre y en su misterio pascual.

Sor Evangelista, ¿cuándo sentiste la llamada?

Con 17 años surgió la idea de consagrarme al Señor, pero hasta los 21 no entré por cuestiones familiares y porque me hicieron esperar hasta que viera claro que no era una ilusión juvenil.

Has celebrado tus bodas de plata, ¿qué sentiste en esa fecha?

Ese día fue para recordar y renovar aquella primera profesión. Ha sido una experiencia muy profunda, me hizo sentir el amor primero y también me sentí muy fuerte. Le dije al Señor: “Tú me has llamado y yo estoy aquí dispuesta a lo que me pidas”.

¿Cómo ha evolucionado tu vocación?

Yo dudas no he tenido nunca, aunque sí han surgido situaciones que han puesto un poco a prueba mi fidelidad: si quiero a Dios más que a nadie, si me quiero a mí misma o a mi familia o a las cosas del mundo.

Durante estos 25 años de profesión, cada vez me he sentido más firme, más adulta en la vocación.

Es una evolución que nunca acaba. La plenificación llegará con la resurrección final.

¿Cómo vive una clarisa?

Nuestra misión es contemplativa, o sea, que en principio desde que te levantas hasta que te acuestas tienes que mantener la presencia de Dios y estar en unión íntima con él en todo. Aunque estés trabajando, de recreación, de visitas y en el locutorio, se procura que esté viva la presencia de Dios. Tenemos ratos de oración mental, oración litúrgica como nos lo pide la Iglesia, ratos de expansión y de formación humana y espiritual. Nos levantamos a las 6 y nos retiramos a las 9, cuando acaba la última oración.

(Mª Joana) Somos unas monjas alegres, no tristonas. Nuestra vida está consagrada al servicio continuo a Dios, elevando siempre la oración hacia al Señor por toda la humanidad, por todos nuestros hermanos y eso es lo que más nos fortalece a nosotras. Nuestra vida es de ver y gustar, de saber y comprobar que verdaderamente hay un Dios, que nos ama y que nuestro corazón está sediento de él. Todos tenemos un gran vacío dentro que necesita ser llenado por él y ¿cómo se llena? Teniendo el oído atento a una escucha continua, por medio del sagrario, en la oración, en la palabra, en la eucaristía, en la vivencia diaria que el Señor nos da que es amarnos.

Precisamente para facilitar esa escucha, habéis organizado una jornada de oración para chicas jóvenes.

(Mª Luisa) Organizamos esta experiencia de 1995 a 1999 pero era solo de un día. Esta vez va a ser de un día y medio. Empezará el sábado 9 de marzo a las 9.00 h. con la eucaristía y terminará el domingo después de comer. Las chicas podrán dormir aquí ya que tenemos una casa de oración. El encuentro es para chicas de 14 a 30 años, aproximadamente, claro.

Las vocaciones a la vida consagrada, contemplativa parece que escasean.

(Mª Luisa) El ambiente está cada vez más difícil para escuchar al Señor, eso es cierto, pero el Señor tiene sus designios y actúa a través de esas circunstancias. Es muy importante la presencia de una comunidad contemplativa en la diócesis. Por eso hacen falta personas que conozcan a Jesucristo y lo necesaria que es la vida de contemplación. Así se podría extender mucho más la orden: por África, Asia, Oceanía, eso es muy importante... Los que están alejados y también los sacerdotes necesitan de almas que se entreguen por ellos. Hacen falta monasterios en las diócesis. Y monasterios llenos.

¿Cuál es el secreto de la felicidad?

(Todas, a destiempo): ¡Jesucristo! (Joana) Jesús, en la belleza, en la hermosura física y todo.

(Mª Luisa) Cristo, que está vivo y real, que nos está esperando, nos persigue y nos busca a todos. Otro secreto: que cuando sentimos que estamos fatal, que no tenemos fuerzas ni de seguirle, acudamos a su madre, que con su madre todo es más facilito. (Mª Amparo) San Pablo decía que “ninguno llegamos a comprender la belleza insondable que es Jesús” y san Francisco que “el amor no es amado”. El Señor, que nos ha amado tanto a todos, muchas veces no es correspondido...

¿Algún truco para hacer oración a los que estamos en medio del mundo?

(Mª Amparo) El texto del Papa Gaudete et exsultate da muchas pistas.

En cuanto a la oración, dicen que cada persona tiene la suya propia. Basta con saber que él te quiere y que tú le quieres, porque cuando quieres a una persona, los trucos te salen.

(Mª José) El truco es estar delante de Jesús, como el santo cura de Ars que decía “yo le miro y él me mira”. Así de simple.

(Joana) Hay que buscar una ayuda, sacerdotes o grupos de oración, uno en solitario a veces no puede.

(Mª Amparo) El padrenuestro es una oración para estar meditando tiempo: “Dios es mi padre” y se te pasa el rato sin darte cuenta...

(Mª Luisa) Saca tiempo, haz un plan y en la vida ordinaria debes saber que tu manera de dar culto es tu trabajo, tu familia.

(Joana) Puedes hacer de tu mundo un monasterio.



 

 
LA ABADÍA CISTERCIENSE DE VIACELI, EN CÓBRECES (CANTABRIA), DESPIDE AL HERMANO JORGE GIBERT PDF Print E-mail
Tuesday, 26 February 2019 11:34

 

 

A las 9:00 h. de la mañana del día de ayer falleció nuestro hermano Jorge Gibert .

La misa funeral por su eterno descanso será el martes 26 de febrero a las 5:30 pm (de la tarde)

en la iglesia de nuestro monasterio de Viaceli.

Su cuerpo estará disponible esta tarde en la sala Capitular de nuestra Abadía.
.

 

Last Updated on Tuesday, 26 February 2019 12:19
 
«StartPrev12345678910NextEnd»

Page 2 of 100
 

BUSCADOR CATÓLICO

Buigle

Programación Pastoral Delegación Diocesana de la vida Consagrada.

christ2

pincha aquí

Hnas. Clarisas. Santillana del Mar

Hnas.Trinitarias.Suesa

Valora esta web

Valora esta web